Aquellos cuentos del Capitán Trueno

A
l fin y al cabo un resfriado es solo un resfriado. Asociado con la época, cuando ni el frío ni el calor saben lo que quieren y van y vienen, se alternan, sin orden ni concierto. Miles de nosotros, resfriados, griposos y algún portador del SARS-CoV-2 mutado, transitan por nuestras calles repartiéndose en generosa abundancia. 
Algunos, vacunados hasta las cejas, pululamos entre el mercado vírico, hasta que inevitablemente pillamos alguno de ellos, siempre prestos a buscar un huésped y empezar a joder la marrana, iniciando esa maravillosa batalla entre ellos y nuestras células inmunitarias. O ganan ellas, o gana la funeraria; escoge.
¡Ah! Es verdad, no puedes escoger. Es solo cuestión de eficacia.

Un resfriado es solo un resfriado. Aquella excusa infantil para no ir a la escuela, meterse en cama y leer un montón de cuentos del Capitán Trueno que Manolito te prestaba oportunamente.
Setenta años después y doce desde que venciste al cáncer pulmonar, un resfriado puede que no sea solo un resfriado. Tu pulmón izquierdo ha sido reducido en sus dos terceras partes. Por si eso fuera poco, tu sistema de vías altas (que cuando queremos sonreír lo llamamos «napia») tiene deficiencias estructurales que no son nada mientras no hay inflamación, pero que cuando esta se presenta, llega a acercarse a lo que se llama insuficiencia respiratoria. Respiras con mucha dificultad y para alimentar una capacidad pulmonar ya de por sí menguada.
Entonces, un resfriado no es un resfriado. No te apetecen los cuentos del Capitán Trueno.
Entonces, un resfriado es un peligro.

Total y resumiendo: Convivimos y competimos en un planeta, donde unos mecanismos biológicos sin reino concreto (no son animales, ni bichitos) estaban aquí, miles de millones de años antes que nosotros. Nuestro organismo evoluciona y es un prodigio de la naturaleza; el suyo, también y muta. ¿Cuál es la diferencia? 
La mutación vírica puede suceder en una sola generación —que para esos mecanismos, en ocasiones, se trata solo de horas o días— mientras que la evolución, mucho más elaborada, requiere en ocasiones centenares de generaciones.
Hay que procurarse todo lo que sea posible para no tener que cerrar el negocio con un cartelito como el de abajo:


⟴Ricard

Decía Carl Sagan: «No es fácil comprender al otro; de hecho, lograrlo, es una forma de éxtasis». Entiendo que es preciso no rendirse en el intento.
Uno de los pensamientos insistentes en mi mente es: ¿Y si lo que damos por cierto, no lo fuera?

6 Comentarios

Emoticones (copia y pega): 😀😁😂😅😒😕😔😜😈😉😋😎😤😡😳💗🙈🙉🙊👍👌✌🙏💤💨

Entrada anterior Entrada siguiente

Visita mi blog R.P.I. Esta es su entrada más reciente: